¡Por una ortografía digna!

Hablar bien

Hoy me he encontrado con uno de esos artículos que te interesan y te hacen reflexionar (y mucho) a la vez. Los amigos de El País, a través de Verne, su página “dedicada a explorar Internet”, como ellos mismos la definen, se preguntaban si es necesario mantener la (sana) costumbre de mantener los signos de apertura de interrogación y exclamación. Y la respuesta es un profundo sí. Un profundo sí a una ortografía digna, a escribir bien y al respeto de nuestra lengua. Y, bueno, también a la RAE, pobrecitos.

Me voy a poner un poco purista hoy. Pero soy un firme defensor de nuestro idioma y de las reglas que la rigen. Creo que escribir rápido no justifica en absoluto una mala ortografía. Como bien se dice, “cuesta lo mismo escribir bien que escribir mal“.

¿Por qué utilizar signos de apertura y de cierre?

¿Y por qué no? ¿Por qué no poner fácil al lector su tarea? ¿Por qué no mantener esta sana costumbre? Muchos dirán que se trata de economía en el lenguaje. Que se entiende perfectamente cuándo una frase es interrogativa o exclamativa solo con el signo de cierre. Que otros idiomas como el inglés o el valenciano no lo utilizan y viven tan ricamente. Pero yo creo que todo eso no nos acerca a escribir bien. Todo lo contrario. Nos aleja de una lengua rica, bonita, interesante y, por supuesto, una lengua que a día de hoy hablan alrededor de 559 millones de personas.

Yo puedo entender que el lenguaje, como todo en esta vida, evoluciona con el tiempo. Es más, defiendo que se adapte y modernice. Pero en cosas que sean realmente necesarias. Está claro que hoy en día no se habla como a principios del siglo pasado. Y también está claro que la influencia del inglés se nota mucho en nuestro vocabulario. Pero es evidente que el español ha sabido adaptarse, y ha aceptado palabras que hace solo 15 años eran inimaginables para los señores de la RAE.

Pausa. Aquí me tengo que parar obligatoriamente. Nunca aceptaré asín, almóndiga o haiga por mucho que me lo pidan. Por ahí no paso.

Aprovecho para aclarar que no se pueden usar varios signos de exclamación e interrogación juntos. Frases como ¿¿¿Por qué??? pueden dar una idea visual errónea de énfasis de la pregunta, pero la realidad es que su uso no está permitido. Es un fallo que cometemos y vemos a menudo, sobre todo en redes sociales. Con un signo para abrir y otro para cerrar, basta.

Escribir bien tiene ventajas

Y premio. Porque escribir bien no solo da satisfacción personal, sino también reconocimiento social. E, incluso, puede ayudarte a conseguir algún trabajo que otro. Un currículum escrito correctamente, sin faltas de ortografía y bien estructurado tiene muchas menos posibilidades de acabar en la basura que uno de los que duelen en los ¡hojos! 

Además, siempre que escribamos algo que no es para uso personal, es decir, que va dirigido a cualquier otra persona, tenemos que pensar en el destinatario. Un mensaje no sirve de nada si no se entiende. Y los signos de apertura tienen mucho que decir en esto. No siempre se identifica a la primera una pregunta o una frase exclamativa, lo que supone volver al principio cuando descubrimos que en realidad sí que lo es. Eso no es, precisamente, economía en el lenguaje.

Dime cómo escribes y te diré cómo eres

No hace falta ser filólogo o periodista para escribir perfectamente. Basta con mostrar interés y, sobre todo, leer mucho. Nuestro idioma es uno de los más difíciles de aprender (aunque yo el chino lo veo mucho más complicado), y nosotros tenemos la suerte de que sea nuestra lengua materna. Y digo suerte en el más amplio sentido de la palabra, porque yo creo que también es uno de los más bonitos fonéticamente. Por tanto, ya que lo dominamos oralmente, apostemos también por una ortografía digna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *